El Piquetín ya asoma

Fuente: Ideal.es
Todo padre y toda madre sueñan con que sus hijos hereden lo mejor de cada uno. Si esto ocurriera en el caso de Piqué y Shakira y su bebé heredara la habilidad futbolística de papá y la flexibilidad de caderas de mamá, el niño (si es que al final es niño) iba a ser un auténtico fenómeno del balompié entendido como baile, un brasileño sin haber nacido en Brasil, tal vez el nuevo Pelé. Por fantasear que no quede... Al fin y al cabo, el embarazo de Shakira aún no ha sido confirmado oficialmente y todos lo estamos dando por hecho.

 El aterrizaje de la criatura en este mundo está previsto para enero. Hay incluso quien vaticina una triple carambola y, apelando al habitual retraso en las primerizas, lo fija para el 2 de febrero, lo cual podría representar un record, tal vez Guinness, para la familia Piqué Mebarak, con padre, madre e hijo (o hija) nacidos el mismo día del mismo mes. El mismo año no, empezando porque la cantante le saca una década al futbolista. Se espera que la pareja confirme el waka-embarazo a finales de este mes. Pero el clamor popular (el mundo entero parece haberse enterado menos ellos) podría empujarles a admitirlo antes, máxime cuando Shakira ya habría superado la delicada barrera de los tres meses encinta. Piquetín, waka-bebé y 'babyTwitter' son los cariñosos apelativos con los que se conoce ya al feto más famoso del planeta. Un ser que para confirmar su existencia no ha precisado esgrimir certificado médico ni ecografía. Hemos visto a la hiperceñida Shakira luciendo feliz un holgado blusón, sabemos incluso que hace unos días estuvo en el ginecólogo... ¿Alguien necesita la prueba de la rana?

Tras unas vacaciones tranquilas a caballo (o a tabla de surf) entre Florida y la República Dominicana, Shakira llegó a Barcelona el fin de semana pasado procedente de Miami. Él venía de cumplir un compromiso profesional en Shanghai al que ella no le acompañó, como tampoco le había acompañado (¿mareos, vómitos?) a la boda de Iniesta. La pareja se instaló en el tríplex de soltero de Piqué en la céntrica calle Muntaner (si las paredes hablaran...) y el sábado participaron en la tradicional Cantada de Habaneras que Amador Bernabéu, el marchoso abuelo materno de Piqué, ofrece cada verano en Lloret. Ella vestía una rebeca semiabrochada que camuflaba perfectamente cualquier inflación sospechosa. Tal vez para evitar curiosidades malsanas, pues a algunos la inflación de Shakira les preocupa más que la de la zona euro. Nos esperan meses de gran intriga ante la evolución de esa curva (y la de la zona euro también). No habrá nacido aún esa criatura y ya tendremos su carta astral, la predicción de si va a ser más de habaneras o de cumbia, e incluso un retrato robot de su carita en 3D. Es lo que tiene ser un bebé waka-globalizado... Yo no descartaría incluso que él mismo nos anunciara su llegada al mundo con un 'tuit'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario